Soledad y Silencio

Soledad y Silencio

Soledad y Silencio
La Murtras, como recintos de soledad y silencio, son lugares óptimos para recogerse, es decir, para evitar por un tiempo la dispersión y buscar la unidad en uno mismo. Las Murtras brindan espacios y tiempos para reposar, lo cual no es sinónimo de descanso, sino de dejar que se pose en nosotros todo aquello de agitado que llevamos y poder ver con claridad y en perspectiva nuestra vida y nuestras circunstancias. 
 
La persona que sabe estar largos ratos en soledad y en silencio, aprende a contemplar su realidad cotidiana con paz y sosiego: su espíritu se mantiene joven. Sólo así puede asumir el pasado porque ya lo ha re-visto. Sólo así está en condiciones de construir el futuro, porque ya lo ha pre-visto.
 
La soledad y el silencio no son huida, ni escapatoria, ni evasión de la realidad. Al contrario. No me “aíslo” porque los otros me estorban, me molestan, me incomodan. O porque no sé como enfrentar la realidad, los problemas, las dificultades o contratiempos. Este alto en el camino, es parada obligatoria, si quiero realmente vivir de una manera más auténtica y plena, si quiero establecer relaciones de hondura con los demás. Lo que nos ocurre casi siempre es que transitamos por la capa más superficial de la vida. No nos damos el tiempo para profundizar en el misterio de las cosas, de las personas, de uno mismo.
 
Sumergirse en el pozo interior, bucear en él, nos lleva a descubrirnos y a descubrir esa vertiente de agua cristalina que es la que nos mantiene auténticamente vivos. Ahí uno constata que el agua que alimenta mi pozo procede de la misma napa subterránea que nutre los pozos de los otros. Y percibo nítidamente que esos “otros” y yo somos hermanos en la existencia. Procedemos de la misma oleada existencial de la historia. Es decir, que en esa aventura de bucear en la propia interioridad descubrimos las raíces más profundas de la solidaridad.
murtragalilea

Deja un comentario

1
¿tTenes alguna duda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by